África es sin duda el continente con mayores recursos naturales del planeta, ella sola posee más de sesenta tipos diferentes de minerales, su suelo contiene un tercio de todas las reservas minerales del mundo. Tiene, por ejemplo, un 90% de las reservas de platinoides; un 80% del coltán; un 60% del cobalto; un 70% del tántalo; un 46% de las reservas de diamantes; y un 40% de reservas auríferas. A pesar de todos los recursos naturales que posee en abundancia, que permitiría a todos los africanos vivir holgadamente, no es así, la gran mayoría de la población vive en miseria, de hecho, sigue siendo el más pobre del planeta.

La historia de esa miseria viene de lejos y se remonta a la época de esclavitud.

Los problemas del desarrollo actuales del continente no se deben solo a sus dirigentes, sino también a varios factores, algunos internos, otros externos.

Los factores internos se deben principalmente a la gestión de los dirigentes corruptos y las minorías elites explotadoras, que solo piensan en sí mismos. Además, con la colaboración de un pueblo ignorante que no ve la corrupción como algo dañino, aceptándola como modo de vivir.

Por otra parte, nos encontramos con el daño irreparable causado por la esclavitud y más tarde el colonialismo que destruyó la economía, el sistema político y la cultura tradicional africana.

El autor del libro hace reflexiones sobre el pasado, presente y futuro de África desde el punto de vista africano, con un recorrido que abarca la época de la esclavitud, el periodo del colonialismo y la independencia, etapas difíciles para el desarrollo económico, humano y social del continente africano.

La pregunta del millón: ¿Independencia o dependencia?